Enrique Artavia “De esas palizas siempre se aprende”

Enrique Artavia “De esas palizas siempre se aprende”

Enrique “Kike” Artavia Cedeño nacido un 18 de octubre del año 1984 es uno de los ciclistas polifacéticos que le han aportado mucho al deporte costarricense. Y es que su fiebre por el ciclismo lo han llevado a correr cantidades enormes de carreras nacionales e internacionales en diferentes ramas: ruta (contrarreloj),mtb (XCO y XCM),downhill, enduro…

Tras 21 años de estar ligado al ciclismo, el hijo de doña Maria Celicia Cedeño Calderon y de don Edgar Enrique Artavia Quesada inició en este deporte debido a un fracaso que se llevó con el fútbol. Sin duda alguna, que ahora ve con ojos diferentes y es un verdadero apasionado en lo que hace.

Al día de hoy, a sus 36 años de edad, este pedalista no se pone límites y en la categoría master siempre anda “duro” y dando la pelea a sus rivales en cada competencia a la que asiste. El fin de semana pasado ganó la primera fecha de la Copa Endurance en la categoría master y el pasado 14 de febrero ganó en la modalidad de downhill en Finca la Lucha.

¿Cuál es la motivación para estar siempre practicando ciclismo y diferentes modalidades?
El ciclismo para mi es mi estilo de vida; si por alguna razón pasó varios días sin practicarlo me empiezo a sentir mal y me encanta poder estar en diferentes eventos para poner a prueba todos mis años sobre una bici.

Enrique “Kike” Artavia junto con su hijo en la Copa Cabuyal de Downhill en Finca La Lucha

¿Cuál es el secreto para estar siempre dándole pelea a los rivales?

El secreto es disfrutarlo al máximo; disfrutar cada momento sobre la bici; disfrutar los momentos buenos y los malos; disfrutar si me siento bien o si alguien me lleva del “gancho” (a tope).

¿De todas las modalidades cuál es la que más le gusta?
Sin duda alguna el XCM.

Downhill: Al ser un deporte extremo, ¿qué es lo que más disfruta? Y si ese tema de no siempre llevar la presión, le ayuda a mejorar y ser un corredor favorito en esta modalidad?

En “DH” es una explosión de adrenalina que me ha llevado a sacar lo mejor de mi para poder lograr saltar obstáculos que no me imaginé que pudiera lograr.
Creo que me he ganado un lugar en el DH y la familia del DH conocen que hay un “enlicrado” que llega a meterle duro”, contó entre risas.

En la élite del DH no soy para nada Favorito el nivel es muy alto sin embargo en la Master creo que si me ven como favorito lo cual no me genera presión alguna al contrario es de mi disfrute.

¿En MTB de las competencias que ha participado cuál es la más ruda y qué enseñanza le ha dejado?
He podido participar en muchas carreras incluso en el extranjero Guatemala, Colombia Nicaragua, Panamá, incluso en el viejo continente con el caso del Trans Alp; pero por dureza y el ritmo tan elevado me quedo con el Trans Costa Rica demasiado ruda.
Pero de esas palizas siempre se aprende más y aprendí que se puede sufrir un punto más de lo que uno piensa, conocer mis debilidades. Una de ella es que no soy un corredor de etapas, son más de un día porque con los días no voy teniendo una óptima recuperación y mi nivel va a menos.

Enrique “Kike” Artavia encabezando la Copa Endurance (categoría master) en Juan Viñas el pasado domingo.

Ciclismo de Ruta: ¿Ha tenido en mente correr vueltas a Costa Rica nuevamente?
Si claro, de hecho estaba en un proyecto donde correríamos la VCR 2020 pero se canceló por el Covid.
Pero si me gustaría.

¿Hacia dónde se visualiza y se dirige Enrique Artavia en los próximos años?

Lo más importante para mi es mi esposa Geraldine y mi hijo Aaron a los que quiero dedicarle el mayor tiempo posible. Quiero ver crecer Aaron sin perderme ninguna etapa y ser un buen padre.
Lo siguiente es seguir creciendo profesionalmente junto a Grupo GL.
Y por último seguir en competencia de todas las modalidades posibles hasta que las fuerzas me lo permitan.

Al ser un ejemplo de persona polifacética en el ciclismo. ¿Qué mensaje le puede dar a las personas que tratan de seguir su camino?

El consejo sería que disfruten de montar en bici y nunca será un sacrificio el entreno, las madrugadas, las mojadas, el sufrimiento; además de hacer muchos amigos y conocer lugares increíbles gracias a esa maravillosa máquina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *